Archivo de la etiqueta: Música

Lo que hay que oir

Cuando tengo un destino de viaje a la vista hay dos cosas sobre las que me gusta indagar antes de coger el avión: los quesos y la música. Y dado que lo primero en la India es poco recomendable, esta vez tengo menos trabajo y me centro más en lo segundo. Aunque soy duro de oído, me gusta informarme de los estilos musicales, de los instrumentos autóctonos y de los grupos o intérpretes más interesantes. Hoy en día hay muchas facilidades para “hacerse con música”, así que generalmente salgo de viaje con el mp3 lleno. Casi nada me integra tanto en la cultura de un país como ir en una guagua, un coche o cualquier otro medio poniendo música al paisaje, y tengo la impresión de que India se presta especialmente a eso.

Dicen –y hablo de oídas– que en la India la música está por todas partes. Que junto con los olores y los colores queda impregnada en la memoria de cualquier occidental que viaja por aquella tierra. Eso me gusta. Pero no siempre es para bien, pues cuentan que un recuerdo imborrable de la India son los largos recorridos en guagua con música atronadora y estridente; de hecho en algunas guías recomiendan no olvidar tapones para los oidos.

Hablar de música clásica del norte de la India es hablar de música indostaní, de carácter profundamente ancestral, como casi todo lo tradicional en la India. No voy a transcribir aquí lo que se describe en mil libros y páginas web, porque se aburrirían leyéndolo tanto como yo copiándolo, así que sólo explicaré lo más básico de esta forma musical: se compone fundamentalmente de una melodía, llamada raga, tocada con instrumentos tradicionales de cuerda o viento, y un ritmo (el tala) que da la percusión. Estas ragas son composiciones de gran profundidad, con mucha carga emocional y que se prestan a la improvisación.

Los dos instrumentos más característicos son el sitar, una especie de guitarra de siete cuerdas de sonido metalizado que da la melodía y el tabla un tambor doble con mucha versatilidad sonora pero muy difícil de tocar. La música indostaní tiene muchos intérpretes, pero el más célebre es el virtuoso del sitar Ravi Shankar (padre de Norah Jones) con una carrera musical de más de seis décadas.

Ahora bien, hay que reconocer que después de un buen rato la música tradicional india llega a ser cansina para la mayoría de los oídos no habituados. Y como suele ocurrir con la música étnica las composiciones que se “occidentalizan” son las que mejor acogida tienen, al menos en esta parte del planeta. Buen ejemplo de ello es el amplio repertorio de música chill-out y música para relajación que se nutre de este estilo.

Y dicho esto sobre las músicas mixtas, me voy a atrever a recomendar un intérprete indio que lleva la fusión hasta sus últimas consecuencias: Trilok Gurtu. Se dice de su música que es universal, un puente entre oriente y occidente. Reconozco que es el único músico indio que conocía antes de empezar a pensar en este viaje, pero lo sigo desde hace tiempo; desde que una vez leí que era el mejor percusionista del mundo. Y aunque yo no tengo criterio para opinar sobre eso puedo asegurar que cuando lo oigo a mí me lo parece. Hay mucha música y videos de Trilok Gurtu en la web, y toda su discografía es buena, pero aviso a navegantes: no esperen demasiado de “la mula” porque casi es música de culto.

También recomiendo la recopilación de Putumayo – India (2009)

Para muestra, un par de botones:

Trilok Gurtu

Thokchom Prassana Singh (Tabla y sitar)

Uday Deshpande (solo de tabla)

Rohan Singh Bhogal (solo de tabla)