¿Quién fue Jim Corbett?

Jim Corbett fue muchas cosas, pero lo que le hizo famoso fue su ocupación de cazador de tigres devoradores de hombres, una “profesión” hoy por hoy extinguida o casi extinguida que sin duda le haría merecedor de un papel entre los personajes de La Caverna del genial Saramago.

Los tigres devoradores de hombres −man-eaters tigers, como se les llamaba ya en la India allá por el siglo XIX− eran tigres que se habituaban a atacar a los humanos y que tenían aterrorizadas a las poblaciones locales. Extremadamente astutos y hábiles cazadores  aprendían pronto que los hombres eran presa fácil y que poco tenían que hacer en el cuerpo a cuerpo, de modo que causaban centenares y centenares de muertes cada año.    

Cuando un tigre cogía el gusto a lo de comer personas, los gobiernos locales hacían llamar al “extranjero” para que les resolviera el problema. Y vaya si lo resolvía. Jim Corbet, un coronel británico nacido en la India, se había criado en las junglas de Kumaon y ya desde joven era un buen conocedor de la selva y un excelente cazador. Está documentado que Corbett mató a 19 tigres y 14 leopardos devoradores de hombres, responsables en total de más de 1.500 víctimas humanas.  Algunos de ellos tenían un buen curriculum y su fama se extendía a miles de kilómetros de distancia, como el tigre de Champawat que se cree había matado a 436 personas o el leopardo de Panar, también con más de 400 víctimas mortales. Para mayor mérito cazaba solo y a pie, acompañado únicamente de su perro Robin. Su éxito le hizo ganarse el respeto de los lugareños hasta el punto de que muchos lo consideraban un auténtico sadhu.

Si de joven era un cazador poco selectivo, poco a poco fue adquiriendo admiración por los tigres, hasta que dejó de cazarlos por placer. A partir de ese momento ya sólo mataba felinos que acosaban a los humanos o grandes depredadores que se cebaban con el ganado. Se interesó más entonces por “dispararles” con su cámara de fotos o por inmortalizarlos filmándolos, para lo cual corría los mismos riesgos que como cazador.

Poco a poco fue convirtiéndose en un ferviente defensor de los tigres, primero, y en un conservacionista activo, después: daba charlas a los escolares y aldeanos, presionaba a las autoridades, etc. Promovió la fundación de varias asociaciones proteccionistas y participó activamente en la creación del primer parque nacional indio en la región de Kumaon, santuario que hoy en día lleva su nombre: el Parque Nacional Corbett. Pero, si se ganó el respeto primero como cazador, luego se lo ganó como defensor de la naturaleza. Su nombre está íntimamente ligado a la historia de la naturaleza salvaje de la India; una fundación, una ONG, una casa-museo y hasta una subespecie de tigre (el tigre de Indochina) llevan su apellido.

Era un hombre polifacético y entre sus habilidades estaba también la de escritor. Dejó como legado seis libros, cinco de ellos sobre al India, gracias a los cuales se conocen con detalle su azarosa vida y sus andanzas como cazador de devoradores de hombres. Son libros repletos de relatos fascinantes, pero además son auténticas odas de amor a la India. Se me ocurre que cualquiera de ellos será un buen compañero de viaje en las largas horas de tren que nos esperan.

Se dice que distaba mucho de ser el típico señorito inglés, hijo del Imperio, clasista, déspota y explotador y que, a pesar de sus propiedades, sus criados y su influencia, era muy respetuoso y amigo de los indios…. ¡quién sabe!. Eso es siempre difícil (y quizás injusto) valorarlo fuera de contexto. Pero lo que es cierto es que en su libro Mi India (1952) habla de los nativos con un respeto exquisito y buena prueba de ello es su dedicatoria …”con toda humildad: a mis amigos los desheredados de la India.” Como escribió Fernando Savater en una reseña del libro “…Mi India es un homenaje a las personas sencillas que Corbett conoció. El suyo es un hermoso antirracismo, un canto al otro, a lo diferente”.

Anuncios

4 responses to “¿Quién fue Jim Corbett?

  • Ángel

    Tras este texto, me quedo con las ganas de leer “Mi India” por dos razones: el respeto a los “diferentes” y su visión de India.
    No cabe duda que personajes así, con esa transformación de cazador (Homo venator-collector) a conservador de la naturaleza (Homo protector), son fruto de admiración porque se trata de un proceso de maduración. ¡Qué más quisiéramos que hubiera algunos casos de ese tipo por estos lares!

  • Luis

    Tengo todos los libros de memorias de Jim Corbett, para mi es de los pocos super heroes de carne y hueso, el mayor de mis respetos para este hombre. Recomiendo ampliamente sus textos.

  • Pablo

    …si , era un hombre profundo…valiente y humilde, y capaz de “cambiarse a si mismo”…por eso paso de cazador a protector….como me hubiera gustado conocerlo personalmente, ya que lei 2 de sus libros.
    gracias por vuestro aporte para Jim, el amigo de los Tigres.

  • Alberto Matías

    Un hombre de profundos sentimientos de respeto hacia los animales, la gente y sus entornos. Las Fieras Cebadas de Kumaón es mi libro de cabecera desde hace algo más de 40 años. Nunca me cansaré de leerlo y disfrutarlo. Recomiendo ampliamente sus escritos, por ellos se descubre a un ser excepcional. Gracias por tantos años de compañia mi admirado Jim.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: